La comunicación como eje del negocio

2 noviembre, 2012

Se calculan millones de dólares que se pierden por malentendidos en las empresas. El entendimiento humano es un acto de comunicación. Comprender la misma como una herramienta de gestión permitirá crear consenso institucional y orientar todas las acciones hacia un mismo objetivo coherente y consistente tanto en la dimensión del ” decir” como del “hacer”.

La comunicación estratégica es la planificación sistemática de lo que se quiere decir y mostrar. Es la puesta en común de los distintos saberes de una empresa en pos de un objetivo común. La compañías tienen un ADN propio, por eso la comunicación es la base fundamental para sustentar esa identidad y a su vez, el vehículo de enlace entre los distintos ambientes dentro de la organización y fuera de ella.

Para saber decir, hay que saber escuchar. Esto que puede sonar como un dicho popular, es una gran verdad. En un mundo cada vez más sobreinformado, donde conviven las redes sociales, los medios electrónicos, Internet, etc, la escucha activa, la lectura atenta, la proactividad, son elementos claves para que la comunicación sea eficaz.

Cada persona tiene su forma de ver la vida, por eso la comunicación estratégica sirve para enfocar esa representación y poder transmitirla. El objetivo de una planificación alrededor de la comunicación es extender esas representaciones del mundo, hacer que otros las vean y ponerlas en común con otras personas, que a su vez tendrán otras representaciones de ese mismo universo empresarial, cultural, educativo.

Se apunta a pensar la comunicación como una herramienta de gestión y de negocios. Se trabaja desde el paradigma que persigue la sinergia comunicativa, es decir, la necesidad de alcanzar una visión integral de la comunicación. Un ejemplo típico tiene que ver con lo que ocurre entre el departamento de marketing y el de ventas. Cada uno está enfocado en cumplir sus objetivos, sin darse cuenta que forman parte de la misma empresa y que ambos sectores deberían tener una meta en común.

En definitiva,  las organizaciones son células con identidad propia, la comunicación es la base de sustentación y es a su vez el único vehículo de enlace. La comunicación como herramienta de gestión facilita la consecución de los objetivos naturales de la organización, conocerlos, reconocerlos y transmitirlos. Esto involucra a cada uno de los eslabones de una organización que forman el ADN vivo de la empresa.

Responsable: Periodista Sebastián Premici

Fuente: http://www.infobrand.com.ar